Solo quedó la muerte

La condena, otra más, del vecino de Galdakao y compañero de instituto, Javier García Gaztelu, alias Txapote, por el asesinato del funcionario de prisiones y delegado de Comisiones Obreras en 2000 ha traído a mi memoria dos tristes y silenciosas noches en los alrededores de la catedral nueva de Vitoria. Código para darte de alta Leer másSolo quedó la muerte[…]