Potencia Pro 002. El origen de internet y alternativas para crear una web

Mi amigo Juan Palomo ya tiene claro que tiene que contratar un servicio de hosting para guardar los documentos que conforman la web, sabe que para llegar a esos documentos tiene que contratar un nombre de dominio y asociarle la dirección de la ubicación del servidor que le ha dado el hosting, porque cuando ponga el nombre del dominio en el navegador, el ordenador donde ha guardado los documentos interpretará lo que le están pidiendo y mostrará el resultado de la interpretación de los documentos que hemos guardado en forma de una bonita web…

Ahora Juan Palomo sabe algo más, pero le surge la duda de qué cosas hay que meter en el hosting para que este interprete algo.

Tenemos básicamente dos alternativas a la hora de crear una web, independientemente de lo que vayamos a hacer, las páginas estáticas y las dinámicas.

Crear una página estática es un recurso muy interesante si lo que queremos es hacer una carta de presentación, un currículo que no vamos a modificar demasiado o en definitiva una web que no va a cambiar.

Le comenté a Juan Palomo que si no se quería complicar la vida podía coger el procesador de texto que más le gustase, que en su caso era el Word, de Microsoft, crear un documento bonito y cuando viese el resultado deseado de lo que quería mostrar, en vez de darle a guardar simplemente el documento, que le diese a guardar como página web.

Juan Palomo no salía de su asombro, había creado su primera web, espantosa, eso sí, pero al fin y al cabo una web.

Si creáis un documento y lo exportáis para web, independientemente del programa que utilicéis, obtendréis un documento html que podréis subir a vuestro alojamiento para que funcione vuestra web.

Imaginad que el documento se llama juanpalomo.html. Pues bien, si subís el documento al directorio raiz de vuestra web, podréis verlo poniendo vuestrodominio.com/juanpalomo.html

Pero a Juan Palomo no le gusta eso, empieza a ponerse exigente, el lo que quiere es que aparezca el documento directamente al poner el nombre del dominio.

Eso tiene fácil solución. Los hosting web están configurados para interpretar un nombre de fichero por defecto, o una lista de ellos de forma prioritaria. Juan Palomo renombró el fichero juanpalomo.html y le llamó index.html y ahora si, ya tenía su web montada.

Tal y como os comento, una web estática no es más que un fichero plano o varios de ellos enlazados que han sido creados con un lenguaje que se llama html. Punto.

A lo largo de la historia de la publicación web, que comenzó en 1991 de la mano de Tim Berners-Lee, han pasado muchas cosas, lo que se pretendía era organizar documentación relacionada mediante vínculos.

Y es que hay mucho cuñado que nombra cosas hasta tal punto que el nombre se queda.

¿Sabes qué pasa si te pones delante del espejo y dices tres veces no lo se? Que se te aparece tu cuñado y te lo explica.

Os voy a contar una curiosidad:

Tim Berners-Lee creó la primera página web, tal y como os decía como parte de uno de los proyectos de la empresa que fundó, NeXT. En 1985 Tim decidió montar la empresa NeXT con otro fundador del que quizás os suene el nombre, ese socio fundador de NeXT también fundó otras empresas que quizás también os suenen, de una le echaron y volvió a ella y otra que fue la responsable de la primera gran película de animación por ordenador proyectada en salas de cine.

Supongo que ya sabéis de quien os hablo, me delata mi pasión por ese hombre, que no es otro que Steve Jobs, que como os digo, no sólo fue el precursor de lo que ahora conocemos como Smartphones y fundó Pixar para hacernos disfrutar de Toy History y emocionarnos con otras muchas películas de animación, sino que fundó NeXT, la compañía que dio lugar a lo que hoy conocemos como World Wide Web, sentando los estándares del lenguaje de hipertexto con la creación del W3C en 1994.

Mi amigo Juan, que ha navegado mucho por internet, ha visto webs que hacen cosicas, que no se están quietas y en Navidad caen copitos de nieve desde el puntero de ratón, por ejemplo. Esto es una evolución de la web que incluía código embebido en lenguajes de script, normalmente javascript, que aún se mantiene para cosas chulas y que hace mucho más fluido el navegar por la web.

Con respecto al estilo, al principio las webs tenían todo metio dentro, por decirlo de alguna forma, pero en un momento de lucidez a alguien se le ocurrió separar el estilo en unas hojas de estilo que se separaban del propio fichero, las hojas de estilo en cascada o Cascade Style Sheets, ficheros .css que se llaman desde el fichero html. ¿Sabéis quien definió esto? La W3C en 1995, con la definición del estándar CSS1, de nuevo NeXT.

Recuerdo un proyecto que se creó para mostrar la potencia del CSS, se llamaba CSS Zen Garden, o Jardín Zen del CSS, que por cierto sigue activa, la podéis visitar en http://www.csszengarden.com/ y consiste en un contenido fijo al que se aplican distintas hojas de estilo para dar forma a la web. Os animo a que la visitéis para comprender la potencia del CSS, que tocaremos en profundidad más adelante en el podcast.

Juan Palomo, que es un tipo avispado, decidió que quería llevar una contabilidad de su venta de botijos de barro y pensó que podía hacer pública la estadística de ventas y exportó para web una hoja de cálculo que actualizaba frecuentemente y me preguntó que si había alguna forma de automatizar eso.

Claro que la había, le hablé de que no sólo había lenguajes de script que mostraban efectos y funcionalidades en la parte cliente, sino que también existía una posibilidad de que el servidor que habíamos contratado en el hosting ofreciese páginas webs de forma dinámica. ¿Eso qué es lo que es? Pues que de cara al cliente, es decir, el navegador web del smartphone, la tablet o el ordenador, la página que recibimos es estática, pero de cara al hosting, cuando recibe una petición, crea una web dinámicamente con lo que le pedimos ¿Ingenioso verdad?

Para conseguir esto, los lenguajes que utilizan los distintos servidores dependen de la plataforma, aunque ya casi todos interpretan todo.

Existen muchos lenguajes de programación web, como asp, php, jsp, etc, nosotros en este podcast nos vamos a centrar en php, pero eso será más adelante.

A mi amigo Juan Palomo no le gustó nada la idea de ponerse a programar. Yo le tranquilicé hablándole de una cosa llamada CMS, los Content Management System o sistemas de gestión de contenido. Por poco se echa a llorar el pobre, decía que hablaba con palabras raras, que me estaba burlando de él.

Los sistemas de gestión de contenido proliferaron para hacerle la vida fácil a los webmasters. Existen muchos tipos y seguramente hablemos de alguno diferente al que vamos a tratar en este podcast. Existen algunos para crear foros, tiendas, webs, blogs, un poco de todo.

A mi particularmente me gusta mucho WordPress, supongo que porque comencé a utilizarlo en el año 2006, en concreto cree una primera versión de terron.org el día que nació mi primera hija. Quería hacer un blog. Había estado haciendo webs desde hacía tiempo en asp o montando tiendas de deportes con Oscommece, un CMS de código abierto para tiendas online, y me dio por echar un vistazo a eso del blogging.

Vamos, que a lo tonto llevo metido en esto del desarrollo web desde hace 17 años pasando por un montón de tecnologías. Pero no estamos aquí para hablar de mi, sino para enseñar a Juan Palomo a que se lo guise y después se lo coma.

Lo bueno de WordPress y lo que lo ha hecho evolucionar hasta estar presente en la cuarta parte de las webs creadas en el mundo, que son algo mil millones de páginas, que no está nada mal.

WordPress es como un puzzle, una base al que añadir funcionalidad en forma de plugins, eso es lo que lo hace taaaaaaaan potente.

Existe una confusión muy difundida entre el cuñadismo más fervoroso, y es que se piensa que WordPress es eso con lo que se hacen blogs.

Bueno, ya conocéis algo de la historia de la aparición de la web y espero que más o menos os haya conseguido transmitir mi decisión al respecto de por qué utilizo este fantástico CMS.

En el siguiente capítulo le comentaré a Juan Palomo las características que tiene que tener un hosting para trabajar con WordPress en condiciones.

Como ya os he comentado, podéis encontrar todos los métodos de contacto en http://avpodcast.net/potencia-pro al igual que otros Podcasts muy interesantes de la red de Podcast.

Métodos de contacto

Podéis enviarme vuestras dudas e inquietudes tanto al formulario de contanto de http://avpodcast.net como a https://potencia.pro/contactar

Ya de paso, si me valoráis en iTunes me haría mucha ilusión, por aquello del feedback y tal.

Un saludo de parte de Juan Palomo.

Avpodcast esta alojada en neodigit.net , un proveedor de confianza con instalaciones en España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuéstranos que no eres un robot con un poco de matemáticas *