#23 De aquí a la eternidad

Foto de Dmitry Itskow junto a un personaje de la película Avatar

El mil millonario ruso camino de aquí a la eternidad

Él es Dimitri Itskov. Un hombre de negocios ruso multimillonario de 35 años de edad que decidió aparcar su vida de empresario para dedicarse a una tarea trascendente: la inmortalidad. Justo eso. Y lo hace con tiempo, aún jóven, porque tiene la firme determinación de conseguirlo para él y para el resto de los seres humanos. Su objetivo es lograr, mediante la investigación sobre el cerebro humano, trasladar la mente de una persona a un ordenador. Romper los límites físicos y biológicos de nuestro cuerpo mortal, partiendo de la idea base de que lo que somos está alojado en una parte de nuestro cuerpo exclusivamente: el cerebro. Todo lo demás es temporalmente prescindible y sustituible.

Bien. Un millonario ruso. Un excéntrico. Seguro, pensareis. Pretende alcanzar la vida eterna. Está convencido de ello, según sus propias palabras, al 100%. Él explica que lo que pretende es transferir la personalidad de un ser humano, de un cuerpo deteriorado a otro “nuevo”.

El científico respetable

Y para ello ha contratado a un doctor, Randal Koene, responsable del proyecto en busca de la inmortalidad, bautizado como proyecto Avatar. El doctor Koene, neurocientífico con experiencia como investigador en el Centro para la Memoria y el Cerebro de la Universidad de Boston, defiende que su jefe no es un loco, sino un visionario, ya que lo que pretende no es imposible, aunque sí extraordinariamente difícil.

Pero sí pensáis que estos dos son tal para cual, un par de descarriados de la ciencia que tontean con la idea demiúrgica de convertirse en dioses creadores, sin llegar a ser más que un par de doctores Frankensteins de pacotilla, no son los únicos que, desde dentro de la comunidad científica están buscando las claves para convertirnos en virtuales matusalenes.

La científica española

En nuestro propio país hay visiones aparentemente más realistas, basadas en ciencia ya conocida y que parten del mantenimiento de nuestro propio cuerpo, a través del uso de terapias genéticas y similares. Suena extraño, pero más cercano. La cabeza visible de esta aportación científica al sueño de la inmortalidad es María Blasco directora desde 2011 del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, CNIO.

María es una de las mentes prodigiosas en este campo. Doctora en bioquímica y biología molecular por la Universidad Autónoma de Madrid, bajo la dirección de la excepcional Margarita Salas del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. Realizó su postdoctorado en Nueva York y ha sido investigadora del CSIC hasta su incorporación al CNIO bajo la dirección de Mariano Barbacid. Su especialidad son los telómeros y las telomerasas.

Una humanidad distópica buscando fuera del planeta Tierra

Parece que si ese es el escenario, las circunstancias para un planeta superpoblado pondrían en serio riesgo la vida en la tierra. En ese caso, las investigaciones deben ir dirigidas a buscar acomodo para la especie humana fuera de la tierra. Científicos como Stephen Hawking afirman que la humanidad dispone de 200 años para conseguirlo. Él no está pensando en la necesidad de hacerlo por la superpoblación. Piensa el astrofísico que la tierra se enfrenta a dos tipos de amenazas: nuestra irresponsabilidad que podría pasarnos factura a través de una guerra nuclear o un cambio climático que se hiciera imparable o bien elementos fuera de nuestro control como un bombardeo de asteroides. En todo caso y, aunque los motivos para pensar en salir de nuestro planeta sean distintos, lo importante es el reto que supone desde el mundo de vista científico y como especie. Ya está en marcha el proyecto Mars One, con el objetivo de enviar colonos humanos a Marte, que por razones técnicas no podría regresar y debería establecerse como colonia permanente. Eso parece que podría convertirse en el comienzo de todo.

Distancias estelares para un refugio

Ahora bien, seamos realistas. El sistema de estrellas más cercanas a la tierra es Alpha Centaury y se encuentra a 4,2 años luz. Recientemente se ha teorizado con el hallazgo de un planeta habitable en esa galaxia. Es decir, el viaje hasta allí duraría más de cuatro años, si fuéramos capaces de viajar a la velocidad de la luz. Sin embargo esa tecnología no está disponible aún. Ese viaje con los medios actuales duraría no menos de 76.000 años. Lo que nos devuelve a la pregunta que planea durante todo este episodio. ¿es conveniente que podamos vivir eternamente? ¿Acaso lo es siquiera que podamos pensar en alargar nuestra vida hasta los 140 años? ¿Deberíamos dedicar parte del dinero de las investigaciones en marcha en encontrar la mejor manera de hacer aceptable para la mayoría de los seres humanos la idea de la muerte?.

Coordenadas

El libro de María Blasco, “Morir jóven a los 140”

Si quieres entrar en contacto con la red AVpodcast dispones de su cuenta de Twitter y de el correo electrónico. Si quieres entrar en contacto con el director y presentador del programa, Pedro Sánchez, puedes hacer en ese mismo correo o en su cuenta de Twitter. Puedes dejar tu mensaje en los comentarios de esta entrada en la web de esta red de podcasting AVpodcast.net

Para dejar una reseña en iTunes sigue este enlace. Para visitar el directorio Podkas y dejar allí una reseña clica sobre este enlace. Allí podrás descubrir más programas y autores. Ya Conoces las Noticias es una producción de su equipo para AVpodcast.

Considérate libre de utilizar este audio citando su origen y autoría y enlazando con su alojamiento a través del feed original http://feedpress.me/yaconoces dirección con la que también te podrás suscribir manualmente.

Para seguir de cerca las publicaciones de nuestra red, suscríbete en el canal de Telegram telegram.me/AVpodcast Te avisaremos cada vez que haya un episodio nuevo. Si quieres puedes descargar Telegram para tu iPhone o Telegram para tu Android (clica sobre los enlaces) Si quieres comunicarte conmigo por el mismo medio, hazlo en mi telegram, donde soy también elojoqueves

Hasta el próximo episodio.

Un comentario en “#23 De aquí a la eternidad

  • hola pedro!

    Me quede pensando, me acorde…

    La copia de algo, aunque perfecta, no es el original. La copia de tu mente es otra mente, no es la mente original.
    Porque el plan de esta gente esta orientado en copiar, no en la ‘trascendencia’.
    La verdad no puedo creer que no tengan esto en cuenta. Debe ser porque piensan que el ‘yo’ es solo la mente, algo muy occidental nuestro por cierto; Nos sentimos al cabeza. Pero no es asi! Tambien somos nuestro cuerpo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuéstranos que no eres un robot con un poco de matemáticas *